Baladilla del amor enterrado

Uno de los grandes poemas de José Manuel García Gómez. Un hondo poema de desamor que el cantaor Miguel Poveda recitó en el documental En medio de las olas.

No duele el corazón, no hay llanto

ni dolor esta mañana.

No miento. No me importa.

Que vengo de morir el amor.

Déjame aquí, junto al dolor que digo

turbiamente. Que es más cierta

en el ala la mañana.

Que vengo de morir el amor.

Hay una nueva luz, la tristeza

del que deja en el agua

la marinera soledad amada.

Que el recuerdo no me extienda

la mano, que la campana doble

la metálica voz de mi estandarte,

que el silencio me deje los trigales

llenos de negras amapolas sin rumbo.

Yo duermo. Cae una lágrima.

El amor duerme en paz un sueño triste